RSS

lunes, 3 de noviembre de 2014

Nada ha cambiado..

Me quedaba con los ojos fijos en ti, clavados en tus gestos, y mis oídos empezaron a enamorarse de tu voz. Mírame ahora, nada ha cambiado, sigo sonrojándome cuando me miras, y apartando la vista para evitar que leas en mis ojos todo lo que te escribo.
Llevo mucho tiempo con unos muelles que me impulsan a ti, o simplemente somos polos opuestos.. Aunque de ser así, tu también lo habrías notado. [...]
Estoy tumbada en la cama, viendo una foto tuya, y me doy cuenta que me encantas hasta las puntas de tu pelo, hasta tu ropa, hasta tus manos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada